ACELERAR LOS PROCESOS, ¿UNA UTOPÍA?

Gustavo Bitar | Publicado el 1 de diciembre de 2020
Autor: Gustavo Bitar

4 minutos de lectura

¿Estamos frente a una quimera, algo imposible de realizar, cuando planteamos que es posible incrementar la velocidad de fabricación con un cumplimiento superior al 98% en las fechas de entrega? Más aún, cuando afirmamos que es posible hacerlo sin inversiones ni personal extra y que en sólo una semana los cambios se comienzan a implementar con resultados visibles en menos de 60 días.

.

Tal vez te ha sucedido de ser tentado con propuestas que se asemejan a “espejitos de colores”. Te confieso que a mí me ocurrió y frente a ello, como dice el refrán, “el que se quema con leche, ve la vaca y llora”.

Como las emociones negativas tienen un fuerte anclaje en la memoria, pesan 3 a 4 veces más que las emociones positivas y, como haber sido víctima de esas ventas de ilusiones nos avergüenza, ¿para qué exponerse nuevamente?

Lo curioso es que, en otros contextos, como en el amor, tendemos a superar rápidamente esas experiencias negativas y aunque hemos jurado nunca más iniciar algo serio, ni bien las hormonas actúan un poco, ya estamos haciendo planes a futuro… Sin embargo, en el ámbito laboral, los anclajes a las malas experiencias suelen pesar más, privándonos de descubrir nuevas oportunidades. Mi invitación no es al amor a primera vista, sino a que hagas un análisis crítico y a que revises tus juicios. No pretendo que te enamores de la solución, doy por hecho que los resultados harán que suceda.

.

“Un barco atracado en el puerto está más seguro,
pero esa no es la finalidad para la que fue construido” – William Shedd

.

Amarrarse a las experiencias suele ser una de las barreras, pero no es la única.
Días atrás un gran amigo, excelente profesional y socio de una pyme líder en el mercado, me decía “la propuesta es muy potente, pero estamos corriendo detrás de las urgencias y la verdad, que, a pesar de la pandemia, hemos tenido un año excepcional en cuanto a ventas, ¿para qué complicarse?”

¿Te sucede lo mismo?

Permíteme comenzar por su última pregunta. ¿Por qué piensas que todo cambio implica necesariamente una complicación? ¿Asumes como parte de tu rutina al:

  • correr detrás de urgencias,
  • que los procesos sean impredecibles en cuanto a tiempo y calidad,
  • que el piso de la planta esté bloqueado por partes parcialmente ensambladas,
  • que los componentes no estén disponibles cuando se necesitan,
  • que los clientes se quejen,
  • que tu cuerpo exprese el estrés a través de gastritis, presión alta, insomnio, cefaleas, dolores corporales, u otras dolencias?

.

Si tres o más sentencias son parte de tu día a día, por curioso que te parezca, es muy probable que estés atrapado en tu zona de confort.

..

Fuente: Matti Hemmi – inKNOWation

.

“Lo único que te separa del sitio donde estás al sitio adonde quieres llegar, es tu zona de confort” – Dhaval Gaudier

.

El crecimiento se produce cuando te animas a explorar más allá de los límites que nos imponen nuestras creencias y conocimientos arcaicos, cuando te animas a ensayar una nueva rutina desafiando al miedo, la vergüenza y la culpa.

Observa cómo, una y otra vez, nuestros esquemas mentales nos amarran y tendemos a pensar que aquello que nos lleva a un nivel de desempeño superior y a una mejor calidad de vida, es una complicación.

Lo que te propongo un muy sencillo y de muy bajo costo (menos que un salario). Además, no implica riesgos, ya que comenzarás a pagar mensualmente por el servicio una vez que ya estés implementando los cambios y cuando las mejoras son visibles.

Se trata de OTIF100 y FILLRATE100, dos potentes aplicaciones en la nube desarrolladas por Goldfish Ltd. La primera de ellas te posibilita una notable reducción de los plazos de entrega gracias a la optimización del proceso de fabricación con un cumplimiento del 98%. Mientras que FILLRATE100 te permite gestionar tus inventarios en base a consumo con una disminución del dinero inmovilizado y una disponibilidad superior al 95%.

No tienes que creerme, esto no es un acto de fe. Solo tienes que ponerlo a prueba y sacar tus propias conclusiones. Grandes empresas como Boing, Tata, P&G, Coca Cola, entre muchas otras, ya emplean esta metodología. Goldfish Ltd. la pone al alcance de las pymes.

Dejaré los argumentos técnicos para otro momento, si prefieres para una conversación personal contigo, tan sólo permíteme entregarte un ejemplo simple. Seguramente te ha sucedido de quedar atrapado en una ruta congestionada y ese viaje que pensabas hacer en 1 hora termina demorando más del doble. Lo que se evidencia es que a mayor carga el flujo se reduce. En el otro extremo encontramos que, si la cantidad de vehículos es muy baja, la mayor velocidad no logra compensar esa menor carga, con lo cual la cantidad de pasajeros transportados es menor. Por lo tanto, el factor crítico es determinar la carga y esto hace OTIF100.

¿Te interesa saber más o gestionar una clave de acceso? Envíame un mensaje o email y coordinamos un encuentro virtual.

¡Gracias por tu atención!

Te envío un abrazo,

Gustavo

Hay 0 comentarios en esta noticia, nos gustaría recibir el tuyo.
Tu comentario será revisado por un administrador antes de ser publicado.